Tipos de extensiones de pelo

Una de las técnicas más comunes para mostrar una melena más larga y llena de volumen son las extensiones.

Normalmente, se suele comprar el cabello, que suele ser sintético o natural, y un centro especializado te las coloca de forma imperceptible, mostrando un cabello nuevo con un look radiante y muy favorecedor.

La peculiaridad de llevar extensiones es que puedes cambiar de forma rápida el largo de tu cabello, pero también puedes volver a tu estado natural, tan pronto como lo desees. Además, si las cuidas adecuadamente, no dañarán tu cabello y te servirán para futuras ocasiones. ¡Es hora de cambiar tu look!

¿Qué tipo de extensiones son las más adecuadas?

1. Extensiones de queratina

2. Extensiones de click

3. Extensiones cosidas

4. Extensiones de grapas

La queratina es la técnica más convencional para colocar extensiones. De esta forma, se colocan las extensiones pegándolas cerca del nacimiento del cabello. Además son muy resistentes. Aunque, por otro lado, al estar pegadas es más fácil que algún mechón pueda caerse con facilidad y que en la unión se puedan ver algunos restos de queratina.

Las extensiones de click son las más sencillas de colocar, ya que se unen mediante horquillas al cabello y son las únicas que son “quita y pon”; es decir, puedes ponértelas y quitártelas cuando quieras. Se suelen usar para recogidos o peinados que vas a lucir de forma esporádica para una ocasión especial. No es recomendable usar este tipo de extensión si quieres lucirlas todos los días, ya que no están sujetas de una forma tan resistente a tu pelo.

Las extensiones cosidas se unen al cabello mediante una trenza con el propio pelo natural y una especie de cortina que se sitúa en el extremo de la extensión. Las especialistas en colocarlas suelen usar una aguja especial para unir el pelo a la cortina. Es una técnica tradicional entre las mujeres africanas y una forma muy segura e invisible de sujetar tus extensiones de una forma natural.

Las extensiones con grapas se fijan mediante unas pequeñas grapas especiales para el pelo. Es una técnica muy sencilla y que no daña el pelo, pero hay que tener cuidado de ir manteniéndolas, ya que, a medida que tu pelo natural vaya creciendo, son susceptibles de caerse, con lo que tienes que ir subiéndolas cada mes, según crezca tu cabello.

Hay más tipos de extensiones, pero estas son las técnicas más recomendadas. No tengas miedo a cambiar de look. Lucir extensiones es una forma segura y favorecedora de cambiar el largo de tu cabello. Eso sí, conciénciate de su cuidado: cepillarlas y usar mascarilla para desenredarlas es uno de los cuidados básicos que tendrás que hacer para que se vean siempre en perfecto estado. A partir de ahora, cambia tu look siempre que lo desees. ¡Luce una melena larga y favorecedora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.